Tobias guardasEn el Pleno de la Corporación Municipal de Almendralejo del día 30 de mayo de 2016 se han otorgado, por unanimidad, sendas Medallas de Plata de Almendralejo a la Coral de Almendralejo, en el 30 aniversario de su creación, y al sacerdote don Tobías Medina Cledón. Además, se ha apoyado la petición elevada a la Junta de Extremadura de que le sea concedida la Medalla de Extremadura al Centro Universitario Santa Ana, de Almendralejo. 

Durante la vigencia del presente Reglamento de Honores y Distinciones, aprobado por la Corporación Municipal en sesión plenaria ordinaria celebrada el día 31 de julio de 1995 (BOPBA, 21-8-1995, pp. 22-23), el Excmo. Ayuntamiento de Almendralejo ha concedido en marzo de 1996 dos Medallas de Plata, respectivamente, a don Emilio Nembrini y a don Giovanni Gritti, pintores italianos que decoraron los muros y bóvedas de la Parroquia de la Purificación; en abril de 2013, Medalla de Plata a la Banda Municipal de Música y en el Pleno celebrado el día 30 de mayo de 2016, las dos ya reseñadas. En cuanto a Medallas de Oro, se han concedido las siguientes: en junio de 1996 Medalla de Oro al C. F. Extremadura, en su ascenso a la 1ª División; y en enero de 2003 la Medalla de Oro a Caja Rural de Almendralejo, en su primer Centenario. 

Felicitamos sinceramente a los galardonados, a la Coral, en las personas de su Presidente, don Leocadio Moya Romero, y de su Director, don Juan Bote Lavado, en representación de cuantos en estos años han paseado y pasean haciendo muy buena música por el mundo a Almendralejo, como auténticos embajadores de la Ciudad; y a don Tobías, que ha vivido las tres últimas décadas de una vida, que Dios quiera prolongar mucho más, en sintonía con Almendralejo al servicio de sus vecinos y engrandeciendo su patrimonio cultural y personal. Ambos galardonados han obtenido justamente una importante recompensa a sus trabajos y desvelos por la Ciudad, que a su vez se honra, honrándolos a ellos. 

Don Tobías Medina Cledón nació en Cabeza la Vaca en 1930. Estudió Humanidades y Filosofía en el Seminario Diocesano de Badajoz y Teología en el Centro de Estudios Eclesiásticos del Seminario Metropolitano de Valencia. Fue ordenado sacerdote el 27 de junio de 1954. 

Su primer destino fue Llerena y como párroco de Valverde de Llerena, desde 1954 a 1958, donde ya fue dejando constancia de su intensa actividad pastoral, con la creación de la capilla del baptisterio, o la adquisición de la actual casa de la Iglesia, entre otras obras pastorales. Después pasó a desempeñar su ministerio sacerdotal en Valle de Santa Ana (1958-1961), desde donde marchó un tiempo a Argentina para participar en la Gran Misión de Buenos Aires de 1960; después Nogales (1961-1969), con tres años en Évora (Portugal), como Director del Movimiento de Cursillos de Cristiandad de la Archidiócesis evorense, de 1962 a 1964. Más tarde en Jerez de los Caballeros (1969-1978) y Azuaga (1978-1986), desde donde llegó a la Parroquia de la Purificación de Almendralejo, de donde fue Párroco durante una década (1986-1996), que prolongó al ser nombrado Rector del Santuario de Nuestra Señora de la Piedad, cargo que ha desempeñado hasta el año 2008, cuando por razones de edad, fue relevado de sus cargos ministeriales, pasando a la categoría de emérito. Se dio la circunstancia de que don Tobías rebasó en casi tres años la edad de jubilación, los 75 años, por deferencia del Sr. Arzobispo que quiso que concluyera con el proceso de la Coronación Canónica de la Imagen de la Patrona de Almendralejo, ciudad que no ha querido abandonar desde entonces dado el amor que le profesa y la devoción que siente por la Virgen de la Piedad, acuñados en estas tres décadas de intensa convivencia, en la que, usando sus propias palabras, “las gentes de Almendralejo me acogieron y me trataron como hermano y como amigo”.

Registrar estos treinta años de convivencia es obvio, pues ha vivido y convivido con toda la ciudad desde sus múltiples actividades de entrega total a los almendralejenses; pero dejar constancia de ellos, es ahora un deber de justicia, aunque solo podemos hacer constar sus actos externos, públicos; su incansable actividad.

Desde su llegada conectó con el pueblo, identificándose con él a través de la Patrona de Almendralejo, a la que hizo recorrer buena parte de la ciudad en aquella recordada procesión “de bajada” de 1986. A los pocos días saludaba a la Virgen de la Piedad con el título de “Alcaldesa de Almendralejo”, y la Corporación municipal hizo suya esa propuesta y así se declaraba en el Pleno de 13 de agosto de 1987.

Aquel mismo año comienza otra de las actividades que le han hecho acreedor del agradecimiento de los almendralejenses, por su defensa del patrimonio: la importantísima labor restauradora que ha promocionado en diversos templos de la ciudad, en sus fábricas (Santuario de la Piedad, en especial, la decoración en madera de las cuatro pechinas de su crucero, realizadas por el escultor sevillano Jesús Curquejo; el Patio de la Virgen o la Torre Parroquial de la Purificación); en sus imágenes (Santa María de Cora, una obra de arte del siglo XVI, que pasó a presidir el Altar Mayor de la Parroquia de la Purificación; el Cristo de la Buena Muerte de la Iglesia de San Antonio; la Primitiva imagen de piedra de la Virgen de la Piedad, la imagen de San Antonio, las de San Blas y San Roque de los retablos laterales del Santuario...); pinturas (Cuadro de Santa Teresa, obra del pintor del siglo XVII, Luis Tristán, discípulo del Greco, que se encuentra en el crucero del Santuario de la Virgen de la Piedad; o el Camarín de la Virgen de la Piedad, debido al pintor italiano Giovanni Gritti); retablos (dorado del banco del Retablo Mayor de San Antonio); el órgano romántico de la Piedad…, además de mejoras en otros aspectos que han sido, igualmente, iniciativa suya, como la iluminación artística o la megafonía de la Parroquia de la Purificación.

Su actividad ha sido contagiosa y ha encontrado el apoyo de las instituciones públicas, como el Ayuntamiento, y entidades privadas, como Cajalmendralejo, entre otras, y el de todos los almendralejenses, en la fundación de dos edificios singulares. Ya en 1988 se puso la primera piedra de la Casa de la Iglesia, una obra de la que estaba muy necesitada la Parroquia para atender mejor la formación cristiana, apostólica y sociocultural de nuestros vecinos. Y el día 15 de agosto de 1995, se inauguró el Museo Devocional de Almendralejo, que sería ampliado diez años más tarde, contando con más de 400 m2. Adosado al Santuario, muestra a los numerosos visitantes que se acercan a él, los objetos que la fe religiosa de los almendralejenses y el amor a su Patrona han ido depositando en sus vitrinas, constituyendo, además, uno más de los atractivos turísticos de la ciudad.

Su actuación fue decisiva para que la ciudad de Almendralejo pudiera manifestar su agradecimiento personalmente a los pintores italianos Nembrini y Gritti, casi medio siglo después de haber decorado el Templo de la Purificación. En 1996 visitaron la ciudad que les obsequió, además, institucionalmente, con la Medalla de Plata de Almendralejo y la dedicación de dos calles con sus nombres, además de otra dedicada al tercer pintor, Bernardi, ya fallecido. Pero don Tobías consiguió que Gritti restaurara la bóveda del Santuario de la Piedad y que ambos donaran importantes obras para el Santuario y el Museo Devocional, alguna de ellas regalada a título personal a don Tobías, y que éste públicamente donó al Santuario. Una muestra de su generosidad, manifestada igualmente en las donaciones de las ediciones de sus libros a obras de caridad.
Su vertiente docente es muy destacada. Ha sido profesor de la Escuela Universitaria de Magisterio “Santa Ana” (1986-2000), y preocupado por hacer llegar la voz de la Iglesia a todos los almendralejenses fundó y dirigió una Hoja Parroquial, denominada “La Iglesia en Almendralejo” (1986-1996), y desde las ondas de “Radio Almendralejo” dirigió el espacio semanal radiofónico “La Iglesia es noticia” (1988-2008). Además ha escrito más de doscientos artículos (“columnas”) en la prensa regional y local (La Crónica de Almendralejo, Periódico Extremadura, Diario HOY) sobre la actualidad política, social y religiosa de España entre 2000 y 2013; recogiendo muchas de estos escritos en tres libros antológicos, Canto a la vida, (2012), Mosaico de la vida (2012) y Columnas de la verdad (2016).
Siempre dispuesto a ayudar, ha sido Pregonero de la Ferias y Fiestas de la Piedad (2003), Pregonero de la Semana Santa (2007) y Pregonero de la Romería de San Marcos (2013); así como socio fundador de la Asociación Histórica de Almendralejo, en varias de cuyas ediciones ha participado, “Pedro Navia en el Museo Devocional de Almendralejo” (II Jornadas de Historia de Almendralejo y Tierra de Barros, 2010), “Peregrinación nacional obrera a Roma en 1894” (IV Jornadas de Historia de Almendralejo y Tierra de Barros, 2012), “Ocaso del Priorato de San Marcos de León en Extremadura y cisma de Llerena” (V Jornadas de Almendralejo y Tierra de Barros, 2013).

No han sido sus únicas publicaciones. Por un lado estarían aquellas que lo incardinan más a su vocación sacerdotal y diocesana, como sus libros sobre las devociones religiosas del Vía Crucis (Con Jesús hacia el Calvario. Vía Crucis: Historia, Arte, Devoción, 2002) y el Rosario (Contemplar a Cristo con los ojos de María, 2003). Por otra parte, los que lo vinculan a su diócesis, como “San Juan de Ribera, predicador y guía de predicadores”, (2010); San Juan de Ribera, Obispo de Badajoz. Pequeña biografía de un gran santo, (2010); El Obispo Cura. Vida de San Juan de Ribera contada a los niños, (2011); Ocaso del Priorato de San Marcos de León en Extremadura y cisma de Llerena, (2013); y la edición y prólogo, en 2015, de Con vosotros y para vosotros. Reflexiones para el diálogo en torno al Sacerdocio, por Santiago García Aracil, Arzobispo de Mérida-Badajoz.

Y, como no podía ser menos, las dedicadas a los almendralejenses y a sus obras a través de los siglos, en su incansable tarea de dar a conocer el arte religioso de Almendralejo, como Resurgió de las cenizas. Historia y Arte en la Parroquia de Nuestra Señora de la Purificación de Almendralejo (1999); o “Aproximación histórica a la iglesia parroquial de Nuestra Señora de la Purificación de Almendralejo”, 2009; así como las dedicadas a los pintores italianos, “El pintor Emilio Nembrini en Almendralejo”, 2001; y “El pintor Giovanni Gritti en Almendralejo”, 2004. O ampliado el conocimiento de la figura del ilustre almendralejense, Pedro Navia Campos: (1998): Pedro Navia Campos, escultor-ceramista universal, 1998; y Pedro Navia, ceramista y escultor, 2010. Y, por supuesto, homenajeando a la Patrona de Almendralejo, primero, actualizando la Novena de Nuestra Señora de la Piedad, añadiéndole un estudio histórico (firmado por Francisco Zarandieta) y una antología poética de diversos autores, entre los que se encuentra el propio don Tobías, cultivador también de este género: La Santísima Virgen de la Piedad, Patrona de Almendralejo: Novena. Apuntes históricos. Florilegio literario, 1992; y, como colofón literario de la Coronación, compartido también con Francisco Zarandieta, la obra La Virgen de la Piedad y Almendralejo. Cinco siglos de una convivencia amorosa, 2008.

Además de todos estos méritos, la ciudad de Almendralejo no podrá nunca olvidar los actos de la Coronación de la Imagen de la Virgen de la Piedad, en los que don Tobías tuvo una decisiva y relevante actuación: congreso mariano, exposición de imágenes marianas de Almendralejo, solidaridad con los hermanos necesitados de Tanzania, edición del libro ya reseñado, aportaciones de fieles para la confección de las coronas…, y, sobre todo, la participación del pueblo de Almendralejo, se resumen en el día de la coronación, aquel 19 de mayo de 2007, que quedará grabado en la historia de la Ciudad.