Aportación al estudio de la medicina y los médicos de Ribera durante el siglo XVIII, por Miguel Ángel Amador Fernández

RESUMEN

Durante el siglo XVIII y en el marco renovador de la Ilustración, la administración borbónica impulsó un conjunto de medidas encaminadas a mejorar el bienestar de sus ciudadanos. Aunque desde siempre existió una cierta preocupación por el tema de la salud de la población y la mejora de sus condiciones de vida, en la práctica la calidad de la asistencia médica era tan deplorable como ineficaces los sistemas de control establecidos para proteger la salud de la misma y controlar el ejercicio profesional de los distintos colectivos profesionales. Mientras en las grandes ciudades el volumen de su población permitía a los médicos ejercer su profesión con carácter individualista, en el mundo rural la medicina tuvo un carácter de servicio público mediante la contratación de diferentes médicos, cuyos honorarios eran pagados con cargo a los fondos de Propios del Concejo o por el propio vecindario mediante repartimiento proporcional.

CURRÍCULO

Médico de Familia. Centro de Salud de Villafranca de los Barros. Licenciado en Medicina y Cirugía (1983) por la Facultad de Medicina de Badajoz (Universidad de Extremadura). Diplomado en Sanidad (1999) por la Escuela Nacional de Sanidad y la Universidad Carlos III de Madrid. Master en Gestión de Instituciones Sanitarias (1999) por la Universidad Autónoma de Madrid. Doctor en Medicina y Cirugía (2006) con la tesis “La Salud pública y la Medicina en Almendralejo durante el siglo XIX”. Ha escrito varios artículos en el campo de la Atención Primaria de salud. Muy vinculado a estudio de la Historia de la Medicina de Almendralejo y Extremadura, ha publicado numerosos trabajos relacionados con el campo histórico médico. Acaba de publicar la “Historia del Ilustre Colegio de Médicos de la Provincia de Badajoz”.