Pedro Fernández de Córdova y Mendoza, un alma romántica en la política, por Carmen Fernández-Daza Álvarez

RESUMEN

La comunicación tiene como fin ahondar en la rica personalidad del almendralejense Don Pedro Fernández de Cordóva y Mendoza (1814-1890), marqués de la Encomienda, desde diversas perspectivas, incidiendo en su inquietud política, ya vivísima en su más temprana juventud y deteniéndonos en sus intervenciones parlamentarias y en su actuar como alcalde de Almendralejo. Formado primero, al menos desde 1824, en diversos centros madrileños, y con posterioridad en el Seminario de San Atón de Badajoz, se licenció en Leyes en la Universidad de Sevilla, ciudad en la que desarrolló una intensa actividad cultural y literaria, sobre todo en el Ateneo hispalense y donde vivió la inquietud del grupo de jóvenes andaluces apiñados en torno a la figura del Duque de Rivas. Poeta ocasional, amante de las antigüedades grecolatinas, buen numismático, apasionado lector, hombre culto y fiel isabelino, romántico por cronología, por actitud y trayectoria vital, fue diputado en Cortes en cinco legislaturas y a sus gestiones debe Almendralejo el título de ciudad. Fue gentilhombre de Cámara con ejercicio de la reina Isabel II, de Alfonso XII y de Alfonso XIII

CURRICULUM

Carmen Fernández-Daza Álvarez, vicepresidente de la Asociación Histórica de Almendralejo, es licenciada en Filología Clásica y doctora en Filología Española. Desempeña su labor docente en el Centro Universitario Santa Ana de Almendralejo, adscrito a la Universidad de Extremadura. De 2003 a 2011 fue presidente de la Unión de Bibliófilos Extremeños. En enero de 2013 fue elegida académica de número de la Real de Extremadura de las Letras y las Artes. Cuenta en su haber con casi un centenar de publicaciones.

.