"Las Carboneras": un proyecto de transformación agrícola en Almendralejo durante el Antiguo Régimen, por Carmen Fernández-Daza Álvarez

RESUMEN

La comunicación que presentamos tiene dos objetivos. Por una parte, pretendemos analizar las dificultades que Francisco Fernández Ulloa encontró en 1777 para llevar a término un innovador proyecto agrícola en Almendralejo; en segundo lugar, deseamos mostrar la importancia que los representantes del pueblo (los Diputados y Personeros de lo Común) gozaron sobre ciertas actuaciones y autorizaciones del cabildo almendralejense, desde que Carlos III por Real Decreto de 26 de junio de 1767 los restableciera como órgano representativo para defender los privilegios de la villa ante instancias administrativas superiores. Fernández Ulloa, tras ser autorizado por Real Cédula de 14 de agosto de 1777, para transformar en un plantío acotado de vides y olivos las tierras de las Carboneras, en el término municipal de Almendralejo, encontró la tajante oposición de los Diputados del Común y del Síndico Personero de la villa. Se inició un pleito en el Supremo Consejo de Castilla que cercenó en una gran parte la inversión proyectada por Fernández Ulloa, un ilustrado noble almendralejense, convencido de la necesaria diversificación de los cultivos agrarios y de la idoneidad de la Tierra de Barros para la explotación vitícola y olivarera.

CURRICULUM

Carmen Fernández-Daza Álvarez, vicepresidente de la Asociación Histórica de Almendralejo, es licenciada en Filología Clásica y doctora en Filología Española. Desempeña su labor docente en el Centro Universitario Santa Ana de Almendralejo, adscrito a la Universidad de Extremadura. De 2003 a 2011 fue presidente de la Unión de Bibliófilos Extremeños. En enero de 2013 fue elegida académica de número de la Real de Extremadura de las Letras y las Artes. Cuenta en su haber con casi un centenar de publicaciones.