Ocaso del Priorato de San Marcos de León en Extremadura y cisma de Llerena, por Tobías Medina Cledón

RESUMEN

Culminada la Reconquista, las Órdenes Militares perdieron su razón de ser. Los Reyes Católicos, en vista del poder y el prestigio de los Caballeros-Monjes, consiguieron que la Santa Sede autorizara la incorporación de las Órdenes a la Corona, pasando en adelante a los Reyes los oficos y prerrogativas de los Grandes Maestres. Entre éstas se encontraba el ejercicio de la jurisdicción eclesiástica sobre los Territorios de las mismas. Lo dicho es aplicable a la Orden Militar de Santiago, cuyo Priorato de San Marcos de León poseía en Extremadura no menos de 90
parroquias, importantísimas algunas, como las ubicadas en Tierra de Barros, Mérida, Llerena y Azuaga. Con el destierro de Isabel II en 1868, quedaban acéfalas de su Gran Maestre las Órdenes Militares. En 1873, Pio IX, en la Bula "Quo gravius" anula la exención de la jurisdicción eclesiástica y ordena la anexión de las parroquias de las Órdenes a las diócesis más cercanas. A la hora de aplicar las decisiones de la Bula surgen tres focos de rebeldía en Extrremadura: Llerena, Mérida y Azuaga, poblaciones en las que los presbíteros disidentes, que no aceptan a su nuevo Prelado, el Obispo de Badajoz, se apoderan de los templos, arrojando de ellos a los que permanecieron fieles a las decisiones del Papa, vejándolos y hasta encarcelándolos, con ayuda de la fuerza pública. El Gobierno, en decreto de 15 de febrero de 1875, reconociendo la autoridad del Papa, pone su ayuda al servicio de los Obispos que ven, finalmente, repuestos en sus cargos a los sacerdotes fieles. Los cismáticos, poco a poco, van siendo "reconciliados y absueltos de la excomunión" en que habían incurrido.

 

CURRICULUM

Cabeza la Vaca, 1930. Estudia Humanidades y Filosofía en el Seminario Diocesano de Badajoz y Teología, en el Metropolitano de Valencia. Es sacerdote desde 1954 y ha desempeñado el ministerio en Parroquias rurales y urbanas de la Diócesis de Mérida-Badajoz En la Archidiócesis de Évora (Portugal) fue Director Diocesano del Movimiento de Cursillos de Cristiandad de 1962 a 1964. En Almendralejo desempeñó el cargo de Párroco de la Purificación (1986-1996) y de Rector del Santuario de la Piedad y Director del Museo Devocional, del que es Fundador, (1996-2008). Profesor de la Escuela Universitaria del Magisterio (1986-2000), dirigió la Hoja Interparroquial "La Iglesia en Almendralejo" (1986-1996), el espacio semanal radiofónico "La Iglesia es noticia" (1988-2008) en Radio Almendralejo y en la actualidad, es columnista semanal en el Diario local "La Crónica de Almendralejo", desde 2001. Ha publicado: La Santísima Virgen de la Piedad, Patrona de Almendralejo (Novena. Apuntes históricos, Florilegio Literario y fotos inéditas), Almendralejo, 1992. Pedro Navia Campos. Escultor-ceramista Universal, Almendralejo, 1998. Resurgió de las cenizas. Historia y arte en la Parroquia de Nª Sª de la Purificación de Almendralejo, Almendralejo, 1999. Con Jesús hacia el Calvario. Vía Crucis: Historia, Arte, Devoción, Almendralejo, 2002. Contemplar a Cristo con los ojos de María, Almendralejo, 2003. "El pintor Emilio Nembrini en Almendralejo", Proserpina, 15, 2001, pp. 119-141. "El pintor Giovanni Gritti en Almendralejo", Proserpina, 17, 2004, pp. 51-80. "Aproximación histórica a la Iglesia de Nuestra Señora de la Purificación de Almendralejo", Pax et Emerita, 5, 2009, pp. 391-402; San Juan de Ribera Obispo de Badajoz. Pequeña biografía de un gran santo, Almendralejo, 2010; "Pedro Navia en el Museo Devocional de Almendralejo". II Jornadas de Historia de Almendralejo y Tierra de Barros, Almendralejo, 2011, pp. 361-384; El Obispo Cura. Vida de San Juan de Ribera contada a los niños, Badajoz, 2011; Canto a la vida, Almendralejo, 2012; Mosaico de la vida, Almendralejo, 2012; "Peregrinación nacional obrera a Roma en 1894", IV Jornadas de Historia de Almendralejo y Tierra de Barros, Almendralejo, 2013 (en prensa).