Los emisarios anónimos de la ciudad, por Víctor Guerrero Cabanillas

RESUMEN
Debemos rechazar por tópica la imagen de una Iglesia monolítica anclada en los postulados del Antiguo Régimen en las postrimerías del siglo XVIII. Al contrario, en muchos lugares de Extremadura surgieron clérigos que apostaron abiertamente por las nuevas ideas circulantes en Europa, sin abdicar de sus credos tradicionales. Tal fue, por ejemplo, el caso del presbítero Juan García, natural de Almendralejo, muerto prematuramente en Salamanca, traductor de El Contrato Social y de una parte de El Emilio de Rousseau y de los Diálogos del A.B.C. de Voltaire, a quien se acusó de concurrir a las tertulias de Ramón Salas.
También habría juristas extremeños, que no llegaron a ser diputados o ministros, enemigos del Antiguo Régimen, que difundieron en su tierra las nuevas ideas del reformismo liberal. Tal fue Bernardo Gómez del Castillo, natural también de Almendralejo, que sería testimoniado por la Inquisición por la traducción, tenencia y difusión de obras prohibidas, entre ellas un libelo exhortando a la revolución y abolición de la monarquía. Fueron lo que Franco Ventura llamó emisarios de la ciudad.
CURRICULUM
Médico y escritor. Medalla de Extremadura, Medalla al Mérito Colegial y Medalla de Médicos de Rebotica. Autor de los libros La salud de Carlos V, Felipe Trigo-Enfermedad mental y creatividad literaria, Esteban Fernández de León-Hacendista ilustrado, La encomienda de Lares (Imprenta). Es autor también de los ensayos “La muerte de Carlos V”, “Impostura feminista de Felipe Trigo” e “Interpretación médica del mito de Antígona”, publicados en la Revista de Estudios Extremeños. Otros ensayos como “Evolución histórica del reconocimiento social de la infancia”, “Campesinos de Esparragosa de Lares a finales del siglo XVIII”, “Clima social en La Serena durante la Guerra de la Independencia”, “Orígenes últimos del liberalismo extremeño presente en las Cortes de Cádiz” en los Libros de Actas de SISEVA.